Categorías

Newsletter

Conspiración Anunnaki. Por David Parcerisa Ampliar

Conspiración Anunnaki. Por David Parcerisa

El complot de los Dioses Reptil

El autor de Anunnaki, los creadores de la Humanidad, presenta en esta segunda obra un amplio análisis de las actividades de estos seres a lo largo de los textos sagrados presentes en la práctica totalidad de culturas del mundo, llegando a la conclusión de que los Dioses Serpiente influyeron en el desarrollo de la civilización humana hasta la actualidad.

Más detalles

Disponibilidad: Libro disponible

13 artículos disponibles

20,00 €

Conspiración Anunnaki. El complot de los Dioses Reptil

David Parcerisa, autor de Anunnaki, los creadores de la Humanidad, presenta en esta segunda obra dedicada a los Dioses antiguos un amplio análisis de las actividades de estos seres inter-dimensionales a lo largo de los textos sagrados presentes en la práctica totalidad de culturas del mundo, llegando a la conclusión de que los Dioses Serpiente influyeron en el desarrollo de la civilización humana hasta la actualidad. En este libro, el autor demuestra la realidad de los siguientes hechos:

• Los Anunnaki no eran dioses, sino entidades metamórficas de naturaleza reptiliana con una gran tecnología.

• Los Anunnaki nunca se fueron; dejaron una estirpe de sangre híbrida para que gobernara el mundo, instituyendo monarquías y Sociedades Secretas que siguen las directrices de un plan que no ha variado en los últimos años: causar dolor, muerte y desolación en el hombre a través de guerras, religiones y gobiernos fascistas disfrazados bajo la máscara de la democracia.

Detrás de la fundación de las tres grandes religiones (Islamismo, Judaísmo y Cristianismo) se oculta el mismo falso “Dios”, que los Sumerios veneraban como “Enlil, Dios del Viento y las Tormentas”. Despertar y asumir lo que se oculta tras las grandes conspiraciones contra la humanidad, es el primer paso para liberarnos de este plan maestro que nos tiene sometidos para frenar nuestra natural evolución como raza y como seres espirituales que somos.